Páginas vistas en total

lunes, 7 de marzo de 2016

La Iglesia en tiempos peligrosos

Autor  Pastor Antonio Regalado
Y aconteció que estando él sentado a la mesa en la casa, he aquí que muchos publicanos y pecadores, que habían venido, se sentaron juntamente a la mesa con Jesús y sus discípulos.
Cuando vieron esto los fariseos, dijeron a los discípulos: ¿Por qué come vuestro Maestro con los publicanos y pecadores?
Al oír esto Jesús, les dijo: Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos. Mateo 9:10-12.

La Iglesia del Señor es un territorio para los perdidos, desamparados, excluidos, discriminados, enfermos, sin esperanza, frustrados, depresivos y otras afinidades y condiciones comunes del ser.

Cristo incluye a todos y todas en su plan de salvación, mientras sectores influyentes de la Iglesia rechazan, eso lo vemos a diario, el Rey de Gloria, recibe. "Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y al que a mí viene, no le echo fuera. S. Juan 6:37.

Ese es el plan de nuestro salvador el cual debe ser el modelo para nosotros desarrollar el trabajo a realizar con nuestro prójimo, no podemos llevar a cabo acciones contrarias a la voluntad del Señor, porque entonces estaríamos desobedeciendo su mandato, el auspicio de Jesús a su Iglesia consiste en ejecutar la agenda por ÉL trazada a los salvados/das en su ofrenda y sacrificio en la Cruz del Calvario.

"Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido." Lucas 19:10.  Este mensaje sigue vigente al día de hoy, aunque se puede observar, claramente, cierto menosprecio hacia los que hay que salvar, por supuesto, los que se ha perdido.

El programa de la obra de la carne, no es la agenda del Espíritu Santo, por tanto, la Iglesia está llamada a despedirse de ese territorio que no edifica para nada, compalaciente de las pasiones humanas, e incursionar en la siembra de Jesucristo, y trazar bajo la dirección del Consolador y Autor de las Sagradas Esrituras, la obra a realizar en estos ùltimos tiempos. 

El humanismo está encendido dentro de la Iglesia, haciendo su trabajo para debilitar y desviar a los hijos e hijas de Dios de lo que tienen que hacer, pero al mismo tiempo, el Espíritu Santo se está derramando sobre toda carne, haciendo junto al Remanente fiel, la obra de Dios.  "pero si bien el pecado se hizo fuerte, el amor de Dios lo superó". Romanos 5:20:b. Traducción en lenguaje actual{TLA}. 


"Y el Espíritu y la Esposa dicen: Ven. Y el que oye, diga: Ven. y el que tiene sed, venga; y el que quiera, tome del agua de la vida gratuitamente." Apocalipsis 22:17.

En 2 Timoteo capítulo 3, el Apóstol Pablo advierte, entre otras cosas, acerca de "Tiempos Peligrosos", destacando que "habrá hombres amadores de sí mismos y de los deleites más que de Dios, con apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella, a éstos evita".

DIOS TE BENDIGA, MARANATHA!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu opinion nos ayuda a crecer